ante el problema de las drogas
un compromiso con la salud, la convivencia y el desarrollo

Noticias

AddThis Social Bookmark Button
PDFImprimirE-mail
14/08/14 Quince remates desde 2010

Casi US$ 2,5 millones se obtuvieron de remates de bienes en causas de tráfico de drogas

Un pesquero fondeado en el Puerto de Montevideo, incautado el año pasado en el marco de un operativo contra el tráfico ilícito de drogas, rematará en este segundo semestre del año la Junta Nacional de Drogas, tras la autorización de remate anticipado otorgado por la Justicia. El producido se sumará a los casi US$ 2,5 millones que desde 2010 a la fecha se han conseguido en 15 remates de estas características.

Desde 2010 a la fecha, se han realizado 15 remates en  los cuales se remataron 410 vehículos, dos inmuebles,  joyas, muebles y artículos varios con un producido bruto que ronda los dos millones y medio de dólares.

El dinero de los bienes rematados incautados queda a disposición del Poder Judicial durante la sustanciación del proceso. En cambio el producto de los que ya han sido decomisados es destinado a fortalecer las políticas de drogas.

El último remate y primero del 2014, llevado a cabo el jueves 7 de agosto pasado, culminó con el remate de 44 vehículos, algunos de alta gama, entre ellos un ómnibus, por un total de U$S 285 mil.

“Más allá de lo que se obtenga del producto del remate se trata de una política de buena gestión”, sostuvo la responsable del Fondo de Bienes Decomisados de la Junta Nacional de Drogas, Elena Lagomarsino, refiriéndose a los remates anticipados que se realizan para evitar el deterioro del bien.

En este marco, para este segundo semestre del 2014, se prevé realizar el remate de un buque pesquero incautado el año pasado, el de inmuebles (dos en Costa de Oro y uno en Montevideo y varios de la operación Campanita decomisados por lavado de activos) y otro remate de vehículos.

Buena gestión

Los bienes decomisados por causas de tráfico ilícito de drogas y lavado de activos se destinan, tal como establece la ley 17016 y sus modificativas,  a programas y proyectos de prevención, tratamiento e inserción social y a los organismos de prevención y represión del tráfico ilícito de drogas y lavado de activos.

“Algunos de esos bienes ya están decomisados y vienen directamente después de los trámites correspondientes, a la Junta Nacional de Drogas. En el caso que sean vehículos incautados, quedan en la causa judicial hasta tanto haya sentencia definitiva. Ello puede demorar dependiendo de cuánto demore el proceso judicial”, comentó Lagomarsino.

Para la técnica siempre es preferible, en general, el remate salvo que el bien tenga alguna utilidad específica y convenga disponer de él.

“El criterio general es rematar los bienes y luego con el dinero resultante fortalecer los programas que se entiendan necesarios”, apuntó remarcando que es preferible rematarlos antes que se deterioren.

Desde la creación del Fondo de Bienes Decomisados se viene trabajando para dar cumplimiento a este mandato y, en ese contexto, se han firmado convenios con el Poder Judicial y  la Asociación Nacional de Rematadores, Tasadores y Corredores Inmobiliarios.

Paralelamente, se suscribió un acuerdo con la Dirección Nacional de Catastro para la tasación de los inmuebles y con el Congreso de Intendentes para la exoneración de deudas, además de las respectivas resoluciones de la Intendencia de Montevideo y Canelones que exoneran de deudas vehículos e inmuebles que sean rematados en estas condiciones particulares.

Al  mejor postor

“En el caso particular del pesquero haremos las consultas con los especialistas para saber su valor estimado; pero lo más importante para nosotros es evitar su deterioro y las complicaciones que causa a la operativa portuaria”, puntualizó Lagomarsino.

Además de vehículos de alto valor como Mercedes Benz, BMW, Cadillac, y Land Rover, se han incautado a lo largo de estos años  elementos menores como muebles y artículos de oficina.

El último decomiso de mobiliario (camas, roperos, etc), por ejemplo, fue destinado a un centro de tratamiento; en otro caso, los diversos artículos de oficina decomisados se donaron al programa Uruguay Crece Contigo de Presidencia de la República.

En relación a las facilidades que le otorgan a los interesados en comprar en estos remates particulares, en el caso de los vehículos e inmuebles, la Junta Nacional de Drogas promovió y se obtuvo que las Intendencias de Montevideo y Canelones emitieran decretos municipales que exoneran de las deudas para estas causas.

No obstante, acordó con el Congreso de Intendentes el año pasado, la posibilidad de tramitar ante cada departamento dicha exoneración..

Buen destino

El dinero obtenido en estos remates ha tenido diferentes destinos, de acuerdo a lo establecido por la propia Ley 17.016 de Estupefacientes.

En el caso del fortalecimiento de  las acciones del Ministerio del Interior en el Control de la Oferta de Drogas y de la Dirección General de Represión del Tráfico Ilícito de Drogas, se apoyó con la compra de equipamiento para sus acciones de control de la oferta y se dotó de equipamiento tecnológico para las investigaciones y los operativos así como de recursos para la mejora de la seguridad de los operadores judiciales

También se entregaron vehículos a distintas dependencias policiales especializadas de Montevideo y del Interior y se entregó un vehículo a la Prefectura Nacional Naval y dos aeronaves a la Fuerza Aérea.

En ese sentido, se procura fortalecer las acciones que abordan la problemática de drogas en  los Juzgados Letrados Especializados de Crimen Organizado y las Fiscalías Especializadas.

Para ello se entregó equipamiento tecnológico y se ha adjudicado el equipamiento informático y los recursos para la instalación del mismo en las nuevas sedes de las fiscalías penales. También se  adquirió equipamiento tecnológico para la Secretaria Antilavado y para la Junta Nacional de Drogas.

En relación al fortalecimiento de las acciones y políticas de Reducción de la Demanda en el Departamento de Prevención; el de Atención y Tratamiento; y el de Inserción Social de la JND, desde el 2011 se otorga una partida anual de $ 2.000.000 a instituciones públicas y de la sociedad civil mediante un llamado a Fondos Concursables para la presentación de proyectos de prevención, investigación, tratamiento e inserción social.

Se compró equipamiento para fortalecer las acciones de los centros de  tratamiento ambulatorio y de internación como Portal Amarillo, Jagüel y otros dispositivos del interior del país así como equipamiento para la Red Nacional de Atención y Tratamiento (RENADRO).

Mediante la firma de un convenio se otorgaron fondos al Patronato Nacional de Encarcelados y Liberados para mejoras edilicias y refacciones así como para la inauguración de nuevos centros de atención y tratamiento de usuarios problemáticos de drogas y se entregaron diversos bienes decomisados para el programa Uruguay Crece Contigo.

Escuchar declaraciones de Elena Lagomarsino (MP3)

Noticias Relacionadas

Reconocimiento a integrantes de instituciones que participan en gestión de bienes decomisados

En el marco del Día Internacional de Naciones Unidas contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, el Fondo de Bienes Decomisados de la Junta Nacional de Drogas, reconoció a organismos e instituciones que contribuyen a la gestión diaria y hacen posible el combate al narcotráfico, lavado de activos y fortalecimiento de las políticas públicas en la materia.

 
Fondo de Bienes Decomisados de la JND recibió Premio a la Transparencia Activa

La Unidad de Acceso a la Información Pública (UAIP) reconoció con el Premio a la Transparencia Activa 2016 al Fondo de Bienes Decomisados de la Junta Nacional de Drogas a partir del proyecto “De lo ilícito a la devolución social”. La información difundida a través del sitio Web infodrogas.gub.uy trasciende la normativa vigente, es considerada de interés público y promueve la transparencia de la gestión.

 
Velero se remató en U$S 16.500

El Fondo de Bienes Decomisados de la JND, en convenio con el Ministerio del Interior y el Poder Judicial, remataron el Velero oceánico "Samoya". La subasta culminó con la venta del bien en U$S16.500. Se trata de una embarcación deportiva construida en 1986, reciclada a nuevo en el año 2010. Cuenta con 12.80 metros de eslora, dos camarotes, uno en proa y otro en popa, con siete cuchetas y un baño. El motor es un “YANMAR” Modelo 4JH4ASBE de 54 Hp con 400 horas de uso. El sistema de velas cuenta con una vela Mayor, una vela Trinquetilla, una vela Tormentín y una Genoa.