ante el problema de las drogas
un compromiso con la salud, la convivencia y el desarrollo

Noticias

AddThis Social Bookmark Button
PDFImprimirE-mail
06/11/14 Casas de autonomía

JND adjudicó llamado para proveer viviendas a personas en tratamiento por consumo de drogas en procesos de inserción socio-laboral

La Junta Nacional de Drogas adjudicó a la Comunidad Terapéutica Bethania, un total de un millón de pesos, de acuerdo al llamado realizado por el Departamento de Inserción Social en agosto pasado, para proveer de viviendas transitorias a personas que se encuentran en proceso de inserción socio-laboral. A través del proyecto se refuerza el proceso de inserción de estas personas con el objeto de facilitar su autonomía progresiva.

La JND, a través del Departamento de Inserción Social (Área de Reducción de la Demanda) adjudicó a la Comunidad Terapéutica Bethania el llamado realizado oportunamente a organizaciones de la sociedad civil, fundaciones y equipos técnicos interdisciplinarios, a presentar propuestas para proveer soluciones habitacionales transitorias a personas en procesos de inserción social en el marco de tratamientos por consumo problemático de drogas en Montevideo.

La creación del dispositivo denominado Casas para la Autonomía se enmarca en la búsqueda de procesos de autonomía progresiva desde los cuales se piensan los tránsitos de inserción social para personas que han tenido consumo problemático de drogas y se encuentran en las etapas finales de su proceso de tratamiento y revinculación a lo social amplio.

Estas Casas para la Autonomía se definen como dispositivos orientados a facilitar la vivienda a las personas que están en procesos avanzadas de tratamiento por consumo problemático de drogas y carecen de redes familiares-vinculares de sostén, o que por condiciones particulares de su comunidad de origen ven obstaculizados los procesos de inserción social  aumentando el riesgo de recaídas o retornos a carreras de consumo.

La coordinadora del Departamento de Inserción Social, Rosina Tricánico, aclaró que no se trata de refugios, internados o comunidades terapéuticas sino de espacios con una intencionalidad socio educativa donde se promueve y fortalece la autonomía de los participantes y el acceso a la ciudadanía plena.

El objetivo de este llamado fue proveer una casa o apartamento en Montevideo para recibir por un período de  hasta 12  meses a personas en procesos de inserción social en el marco de tratamientos por consumo problemático de drogas.

En ese contexto, la institución que resultó adjudicataria del llamado deberá proveer una casa, apartamento u otro tipo de solución habitacional para garantizar de forma transitoria un espacio habitacional y de convivencia además de tres comidas diarias,  evaluar la adhesión de los participantes a la propuesta de la casa; el cumplimiento del contrato de convivencia; la continuidad del tratamiento, de autonomía personal y circulación social; administrar y dar cuenta de los aportes económicos realizados por los participantes para el mantenimiento de la casa, entre otras tareas.

Para el estudio y valoración de las propuestas se conformó una Comisión Asesora integrada por la Junta Nacional de Drogas, el Ministerio de Desarrollo Social y la Universidad de la República.

Noticias Relacionadas

Integrantes del dispositivo Ciudadela culminan formación y reciben certificados

Jóvenes del dispositivo Ciudadela de Salto recibieron certificados habilitantes por curso de formación en diferentes oficios y nivelación curricular. El Secretario General de la Junta Nacional de Drogas, Diego Olivera, participó de esta instancia  organizada por el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (INEFOP) en Salto.

 
Capacitaciones para personas en tratamiento por consumos problemáticos

Culminó en el Residencial Casa Abierta del departamento de Artigas, la capacitación de operario de granja y comidas saludables dirigida a unas 60 personas en tratamiento por consumos problemáticos.

 
Nueva policlínica de salud mental en La Teja

En la calle Carlos Tellier entre Mármol e Inclusa, en pleno corazón del barrio La Teja, comenzó a funcionar a partir de un convenio entre el área de Salud Mental de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) y la organización de la sociedad civil La Teja Barrial, la Policlínica de Salud Mental INVE 18, correspondiente a la zona Oeste de Montevideo.