ante el problema de las drogas
un compromiso con la salud, la convivencia y el desarrollo

Noticias

AddThis Social Bookmark Button
PDFImprimirE-mail
22/05/15 Costo social de políticas fallidas

Ensayo fotográfico y sitio web: mujeres en las Américas sufren consecuencias perversas del encarcelamiento masivo por delitos menores y no violentos relacionados con drogas

La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), el Consorcio Internacional sobre Políticas de Drogas (IDPC) y el Centro de Estudios de Derecho, Justicia y Sociedad (Dejusticia) anuncian el lanzamiento de un nuevo sitio web de investigación y un ensayo fotográfico para ilustrar los costos humanos y sociales de las actuales políticas sobre drogas en las Américas.

El sitio web, que resalta los esfuerzos de un grupo de trabajo de expertos y expertas internacionales, ofrece investigaciones y análisis actualizados relacionados con la aplicación del enfoque de género a las políticas de drogas y las opciones para reformarlas, mientras que el ensayo fotográfico muestra los costos humanos que estas políticas tienen sobre las mujeres en América Latina. El proyecto incluye expertos/as de todo el hemisferio, incluyendo a Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, los Estados Unidos, México, Puerto Rico, el Reino Unido y Uruguay.

Para visitar el sitio web del proyecto, haga clic aquí.

Para ver el ensayo fotográfico, haga clic aquí.

A lo largo de las Américas, las mujeres vienen siendo encarceladas en tasas alarmantes por delitos menores y no violentos relacionados con las drogas. En Argentina, Brasil y Costa Rica, más del 60 por ciento de la población de mujeres encarceladas lo está por delitos relacionados a drogas; en Ecuador, dicho número supera el 80 por ciento. La vasta mayoría de estas mujeres no está en prisión por delitos de tráfico de drogas a gran escala, sino por realizar tareas de bajo nivel y de alto riesgo en este negocio.

Las políticas que llevan a este incremento repentino en cuanto a encarcelamiento han desgarrado familias y afectado las capacidades de las mujeres para encontrar empleo decente y legal cuando salen de la cárcel, perpetuando así un círculo vicioso de desesperación y encarcelamiento.

“Los impactos devastadores del encarcelamiento sobre estas mujeres, sus familias y las comunidades en las que viven plantean la necesidad inmediata de reformar las leyes de drogas que han servido de sustento para imponer condenas excesivamente duras y desproporcionadas contra ellas, así como la urgencia de implementar alternativas al encarcelamiento para quienes han cometido delitos menores y no violentos, en particular para quienes pertenecen a los sectores más vulnerables de la sociedad”, señaló Rodrigo Uprimny, Director Ejecutivo de Dejusticia y ex-magistrado auxiliar de la Corte Constitucional de Colombia.

El grupo de trabajo internacional, compuesto por funcionarios/as gubernamentales, abogados/as, investigadores/as y defensores/as, ayudará a desarrollar una guía que recomiende estrategias para la reforma de políticas públicas aplicables a mujeres encarceladas por delitos de drogas. Estos lineamientos servirán para informar y promover políticas que protejan los derechos de estas mujeres, y que ayuden a poner fin al encarcelamiento masivo de quienes cometen delitos no violentos relacionados con drogas.

Para complementar esta guía, WOLA ha creado un ensayo fotográfico que muestra el costo humano de las actuales políticas sobre drogas en las Américas. Las fotografías narran las historias de cuatro mujeres, y cada una de ellas ofrece una perspectiva aguda y singular sobre el perturbador ciclo de pobreza, participación marginal en el negocio de drogas, encarcelamiento y reincidencia, al cual las mujeres se ven sometidas con demasiada frecuencia.

“Las actuales políticas sobre drogas han atiborrado las prisiones de la región de personas que cometen delitos no violentos de poca monta, mientras permanecen libres los cabecillas de las bandas de tráfico de drogas”, dijo Coletta Youngers, Asesora Principal de WOLA. Nischa Pieris añadió, “Estos relatos reflejan un cuadro de vulnerabilidad, desesperación y encarcelamiento en las Américas. Aunque estas historias en particular tienen lugar en Costa Rica, situaciones similares son comunes en toda la región”. Youngers y Pieris son co-coordinadoras del proyecto.

Los relatos se basan en entrevistas realizadas con mujeres que están o han estado encarceladas en la cárcel El Buen Pastor en Costa Rica. Más de 90 por ciento de las mujeres encarceladas allí tienen tres hijos o más. Sostener a estos hijos mientras se encuentran encarceladas puede resultar difícil, si no imposible. Estos relatos fueron escogidos por ser representativos de los perfiles vistos a menudo en mujeres encarceladas a lo largo del continente.

Madre Encarcelada Lidieth, de 45 años de edad y con cuatro hijos, cuenta que fue arrestada por vender desde su vivienda pequeñas cantidades de crack y cocaína para mantener a su familia. Dos de sus hijos adultos fueron involucrados en el negocio familiar y enviados también a prisión. Incluso desde la prisión, Lidieth continúa cuidando a sus dos hijos menores, y ella cree que la más pequeña está siendo sometida a abusos en la casa donde vive. Lidieth actualmente cumple una sentencia de cinco años y cuatro meses, por declararse culpable de forma anticipada.

Abandonada por el Sistema Sara, de 50 años, huyó de su familia a la edad de 13 años para escapar del abuso sexual que sufría por parte de su tío. Sin educación ni oportunidades, desarrolló una dependencia en las drogas y trabajó como trabajadora sexual, y eventualmente fue arrestada por vender pequeñas cantidades de crack para mantener su consumo. Presa del pánico, Sara trató de sobornar con el equivalente de US$3.75 al oficial de policía a cargo de su arresto. Actualmente viene cumpliendo una sentencia combinada de siete años, obtenida a cambio de declararse culpable de ambos delitos.

Portadora en un Círculo Vicioso Johanna, de 31 años, creció en un hogar donde sus padres vendían drogas, y estuvo expuesta a esta actividad desde temprana edad. Cuando su madre fue encarcelada y las cosas se pusieron difíciles para sus hermanos, ella aceptó llevar a Europa una maleta con drogas, pero en lugar de ello fue obligada a tragar 84 paquetes de cocaína envueltos en látex, lo cual casi le cuesta la vida. Fue encarcelada en Venezuela, pero al ser liberada cayó de nuevo en el negocio. Actualmente cumple una sentencia de seis años y seis meses por vender marihuana.

Vida Después de la Prisión “J”, de 28 años, es madre soltera de seis hijos. Para mantener a su familia, ella aceptó ingresar drogas a una prisión pero a último minuto se arrepintió y entregó las drogas a los guardias de la prisión. Fue arrestada y sentenciada a más de cinco años. J se benefició de un cambio administrativo a la legislación sobre drogas en el país, y fue liberada tras cumplir sólo cuatro meses en la cárcel, pero el registro de sus antecedentes hace casi imposible que encuentre empleo. Ella no cuenta con apoyo familiar, y no tiene hogar ni trabajo. Este delito figurará en sus antecedentes durante los próximos 10 años.

El Consorcio Internacional sobre Políticas de Drogas (IDPC), Dejusticia y WOLA vienen trabajando en colaboración con la Comisión Interamericana de Mujeres de la OEA, la Asociación Costarricense para el Estudio e Intervención en Drogas (ACEID) y la Corporación Humanas de Colombia.

“Este proyecto se propone brindar herramientas útiles a los gestores de políticas que buscan promover políticas más humanas y efectivas para las mujeres encarceladas por delitos de poca monta relacionados a drogas”, dijo Marie Nougier, Investigadora Principal y Directora de Comunicaciones del IDPC. “Trabajamos para asegurar que el encarcelamiento sea realmente el último recurso para mujeres vulnerables involucradas en delitos menores relacionados con drogas, y que más bien se recurra a intervenciones que busquen reducir los factores socio-económicos y personales que las llevan a involucrarse en el tráfico de drogas”.

Fuente: www.wola.org

Noticias Relacionadas

Día Internacional de la Mujer – una reflexión en equipo desde la Junta Nacional de Drogas

En este Día Internacional de las Mujeres, la Junta Nacional de Drogas se sumó a la reflexión y movilización, a través de un encuentro colectivo de todas sus áreas y equipos de trabajo. A partir de la convocatoria a una reunión colectiva se promovió un espacio de reflexión y para conocer con mayor profundidad algunos datos sobre las denominadas "brechas de género" en nuestro país.

 
Mujeres privadas de libertad: cuando el delito es el tráfico de drogas

En el marco de la XIII Conferencia Regional sobre la Mujer de América y el Caribe,  la Junta Nacional de Drogas y la Organización Panamericana de la Salud realizaron el Seminario "Mujeres, políticas de drogas y encarcelamiento". Allí, se colocaron sobre la mesa datos que relacionan directamente a mujeres uruguayas privadas de libertad a causa del narcotráfico. Dentro del sistema penitenciario del país, cuatro de cada diez mujeres encarceladas tienen una causa o un procesamiento vinculado al tráfico de drogas.

 
Abrir puertas y ventanas para trabajar con las mujeres

Con presencia de integrantes de Organizaciones de la Sociedad Civil y técnicos de las diferentes áreas de la Junta Nacional de Drogas, se llevó a cabo la Mesa de Intercambio: “Género y uso problemático de sustancias psicoactivas”. El encuentro posibilitó la interacción entre instituciones que trabajan temas de género y organizaciones que abordan el consumo problemático de drogas.