ante el problema de las drogas
un compromiso con la salud, la convivencia y el desarrollo

Noticias

AddThis Social Bookmark Button
PDFImprimirE-mail
31/08/15 Hacia UNGASS 2016

Países de la UNASUR acuerdan posición regional sobre problema mundial de drogas

En el marco de la II Reunión Extraordinaria del Consejo Suramericano sobre el Problema Mundial de las Drogas realizada en Montevideo, los Estados integrantes de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) elaboraron un documento conjunto para presentar ante la Sesión Extraordinaria de la Asamblea General de Naciones Unidas (UNGASS) a realizarse en el próximo año. En veintitrés puntos se delineó la  posición del bloque en relación a esta problemática.

En el acto de apertura de la  jornada de trabajo, el Secretario General de la JND, Milton Romani, remarcó su convencimiento de que “se debe descentrar el tema de las sustancias y colocar al  ser humano dentro de su comunidad y como centro de las preocupaciones” y agregó que esta problemática debe ubicarse dentro de una perspectiva más amplia y comprensiva.

Romani explicó que el consumo de sustancias también tiene implicancias  “en aquellos hombres y mujeres que viven en vulnerabilidad social, con falta de trabajo, pocas oportunidades, marginación social y cultural, que torna mucho más difícil esta problemática”.

En este sentido, señaló que “en términos de seguridad ciudadana es evidente y elocuente que las organizaciones criminales son multinacionales que funcionan bajo la lógica empresarial que gira en varios rubros, no solo en el de las drogas”.

Añadió que “debemos ser muy fuertes con el crimen organizado que tiene conexión con las drogas y también con el lavado de dinero dentro y fuera de la región, sino, no vamos a estar entendiendo ni pudiendo abordar con amplitud y profundidad este tema”.

Agregó que "por lo tanto, cuando hablo de descentramiento, no estoy hablando de que nos desentendamos, sino de que tengamos una visión más comprensiva que nos permita ser más eficaces y eficientes".

Agregó que "insisto en este tema porque el mandato para este Consejo surgió de la III Cumbre de Jefes de Estado de la UNASUR, celebrada en Bariloche en el año 2009” y explicó que en esa instancia se definió a nuestra región como "zona de paz" y en un análisis crítico se decidió asumir el compromiso de no poseer misiones, tropas ni equipos militares en territorio actuando bajo pretexto de la lucha contra el narcotráfico.

Romani agregó que "se asumió esa responsabilidad y se creó el Consejo Suramericano para encarar las problemáticas propias, no desentendiéndose de las vinculaciones que esto tiene en el mundo, pero sí construyendo acción propia surgida de las propias experiencias y dijo que “experiencias donde el encare de la patente copiada del modelo de "guerra contra las drogas, en nuestros países ha causado mucho más violencia y daños que lo que se pretendía combatir”.

Subrayó que este documento es la posición regional común para llevar ante la Asamblea General de Naciones Unidas a realizarse en abril de 2016 en Nueva York y recordó que el Secretario General de Naciones Unidas,  Ban Ki- Moon, solicitó a todos los Estados miembros que coloquen sobre la mesa todas las opciones posibles acerca del tema de las drogas con el fin de que puedan debatirse y repensarse de manera de propiciar un diálogo abierto e inclusivo.

En este sentido, el Secretario General de la JND explicó que “el proceso que transita y ha transitado el Grupo Ad Hoc reafirma este principio de unidad en la diversidad, porque si no se toman en cuenta las singularidades de cada Estado y de sus institucionalidades culturales para enfrentar el problema de las drogas, vamos a estar aplicando una regla común para todos que no dará resultados y sólo servirá para copiar modelos perimidos que han demostrado sus carencias”.

Algunos ejes del documento

Coloca al ser humano en el centro de todas las políticas de drogas; los Estados miembros de UNASUR manifiestan su compromiso para abordar el problema mundial de las drogas, de conformidad con el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, en el marco de las tres convenciones internacionales sobre drogas, el Derecho Internacional Público, la Carta de Naciones Unidas, entre otros.

Los países de UNASUR reconocen la necesidad de fortalecer las estrategias para prevenir, detectar y sancionar la corrupción como una herramienta complementaria para combatir el tráfico ilícito de drogas y sus delitos conexos, así como garantizar el acceso a sustancias controladas para usos médicos y científicos de conformidad con las legislaciones nacionales y las tres convenciones internacionales en materia de control de estupefacientes.

En atención a un enfoque territorial de las políticas de drogas, se afirma que deben tener en cuenta los factores económicos y sociales que fomentan y mantienen el problema mundial de las drogas, lo que requiere considerar un enfoque territorial vinculado estrechamente con las políticas de desarrollo.

En el capítulo dedicado a la reducción de daños, se señala que el consumo de drogas es un problema social cuyas consecuencias más perjudiciales se manifiestan principalmente en los sectores juveniles más vulnerables. Y agrega que resulta necesario reforzar los programas de prevención universal, selectiva e indicada en los ámbitos escolar, familiar y laboral.

En relación al control de la oferta, se sostiene que se deben adoptar medidas para fortalecer la coordinación y cooperación entre organismos policiales, de investigación y judiciales en la persecución efectiva del crimen organizado, a fin de optimizar los recursos que invierten los Estados.

Documento final

Visión Regional del Consejo Suramericano Sobre el Problema Mundial de las Drogas de la UNASUR



Noticias Relacionadas

Uruguay marca posición en política de drogas en la Comisión de Estupefacientes de Naciones Unidas

Cinco días de intenso trabajo conformaron la agenda de Uruguay en el 60° Período de Sesiones de la Comisión de Estupefacientes (CND) en la sede de Naciones Unidas en Viena. La delegación oficial, integrada por el Prosecretario de la Presidencia de la República y Presidente de la Junta Nacional de Drogas (JND), Juan Andrés Roballo y el Secretario General de la JND, Diego Olivera, participó entre otras reuniones y encuentros, de la sesión plenaria y de eventos laterales en lo que se marcó la posición del país en referencia a las políticas de drogas.

 
Políticas de drogas con foco en las personas, no en las sustancias

En el 60°  Período de Sesiones de la CND, en la sede de Naciones Unidas en Viena, Uruguay consideró como un instrumento de primordial relevancia el compromiso rubricado en UNGASS 2016 por parte de todos los Estados miembros, por entender que “favorece el progreso y la evolución del abordaje del problema de las drogas a nivel mundial”. En esa dirección, valora como “de suma importancia el seguimiento de la aplicación de las recomendaciones emergentes”.

 
Hacia una visión reflexiva y crítica sobre las políticas de drogas

Con un discurso marcado por el cuidado de la salud, la preservación de los derechos y la seguridad de las personas, Uruguay está presente en la 60° sesión de la Commission on Narcotic Drugs (CND), en la sede de Naciones Unidad en Viena, Austria. La delegación, integrada por el Prosecretario de la Presidencia y Presidente de la Junta Nacional de Drogas, Juan Andrés Roballo y por su Secretario General, Diego Olivera, es la encargada de representar al país en la instancia de intercambio internacional y de trasladar las dimensiones de la política nacional de drogas, explicitada en su Estrategia Nacional de Drogas 2016–2020. La delegación contó con el invalorable apoyo del Embajador Bruno Faraone, destacado en la Misión de Uruguay en Austria.