ante el problema de las drogas
un compromiso con la salud, la convivencia y el desarrollo

Noticias

AddThis Social Bookmark Button
PDFImprimirE-mail
19/11/15 Construcción de responsabilidad compartida

Gobierno junto a la sociedad civil y la academia ha dado respuestas en el tema drogas

El Secretario General de la Junta Nacional de Drogas, Milton Romani, cerró el Curso de Fenómenos Adictivos que se desarrolló en el Sindicato Médico del Uruguay. En su alocución felicitó al equipo de técnicos presente por su abordaje técnico, bio-psico-social, explicitó los alcances de la Ley 19.172 y sus aplicaciones y comentó la postura de un bloque de paises contra el prohibicionismo, con visión humanista de derechos, con miras a UNGASS 2016.

Ante un auditorio de estudiantes de medicina, médicos, técnicos y demás personal relacionado a la salud, Romani recordó sus inicios, en el año 2005, al frente de la Secretaría Nacional de la JND y señaló que eran momentos en los que “Uruguay era un paraíso de lavado de activos de muchos cárteles” y afirmó que “cuento esto porque me gusta ampliar el horizonte”.

Felicitó al equipo de técnicos presente por su abordaje técnico, bio-psico-social  y agregó que “yo estoy a cargo de las políticas y dentro de ellas, tengo que advertir que hay fenómenos que de alguna manera retroalimentan otros fenómenos”. Ante los grandes lavadores de dinero, tenemos claro que hay quienes que no arrebatan carteras pero hacen un daño terrible al país”.

Citó la experiencia del Portal Amarillo, en el año 2006, que prosperó en su concepción y propuesta “gracias a la motivación que tuvieron aquellos hombres y mujeres, y lo tengo como un símbolo de la respuesta que dio el Estado uruguayo a un fenómeno complejo, difícil y generador de gran alarma social”, como era el de la pasta base de cocaína.

Destacó la vocación de servicio de los técnicos en Uruguay y afirmó “que lo que han hecho en diferentes terrenos coloca al país en un lugar de prestigio a nivel internacional” e indicó que “en políticas de drogas, hemos dado respuestas desde el Gobierno, la sociedad civil y la academia.

En relación a los fenómenos adictivos señaló que “también hay que incorporar dentro de las dimensiones, cómo juega el tema de las políticas de drogas en la geopolítica. Cómo juega esto que se ha dado en conocer como “guerra contra las drogas en el debate mundial, en la situación desde la privación del derecho a la salud que tienen muchos habitantes de la tierra y también de Uruguay”, dijo.

Ley 19.172

Acerca de la entrada en vigencia de la Ley 19.172, de regulación y control de cannabis, señaló que “ahora Uruguay es muy conocido por nuestra iniciativa de mercado regulado, somos noticia a nivel internacional y está bien que así sea, porque implica un nuevo enfoque que rompe con el pensamiento único”.

Explicitó que la nueva normativa se acompaña de políticas integrales y de un reclamo ante el concierto internacional de la preeminencia de los Derechos Humanos, incluso sobre las convenciones de fiscalización de drogas.

Añadió que Uruguay ha defendido el derecho inalienable de las sociedades y los Estados a debatir ampliamente todas las opciones y posibilidades ya que el enfoque predominante, también en la clínica, “es rígido que ve el fenómeno de las adicciones desde la enfermedad, desde las múltiples prohibiciones, invalidando incluso uno de los objetivos fundamentales de las convenciones, que es salvaguardar la salud y el bienestar de la Humanidad”.

Romani también afirmó que Uruguay brega por garantizar el uso médico y científico de las sustancias controladas y dijo que “la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), que no se caracteriza por ser progresista, año a año señala que el 85% de la población de la Humanidad está privada de un acceso oportuno y pertinente a los opiáceos para calmar el dolor”.

En esta dirección, destacó que quienes integran los servicios de salud y demás operadores sanitarios “trancan la dispensación oportuna y necesaria de los opiáceos para calmar el dolor” y explicó que “es una cultura institucional establecida y sucede en el mundo entero”.

El Secretario General de la JND afirmó que “ahora corriendo el velo del prohibicionismo comienzan a conocerse, desde el punto de vista científico y académico, las virtudes terapéuticas del uso  del cannabis”.

Chivo expiatorio

Destacó que, junto a otros opiáceos, el cannabis posee buenas aplicaciones  y explicó que “la droga circula en nuestra sociedad como un verdadero chivo expiatorio de todos nuestros males, en dónde metemos todos nuestros problemas y todas nuestras alarmas”.

En relación al auditorio, señaló que “todos los que estamos acá, en algún momento, dando respuestas sanitarias o de otro tipo frenamos el empuje de la diseminación de pasta base de cocaína” y agregó que ese extremo no significa que se haya terminado con el problema, pero “si recuerdan lo que era el 2005, 2006 y 2007 en materia de pasta base de cocaína, no tenemos esa situación ahora, lo digo con propiedad: porque dimos respuestas”.

Señaló que al día de hoy se cuenta con los dispositivos Ciudadela, se continúa con la formación de técnicos en la materia y las personas tienen dónde recurrir.  “No abatimos el problema, pero tenemos a quién recurrir. Establecemos un vínculo diferente por el que podemos reconstruir otras cosas, que es de lo que se trata” dijo.

UNGASS 2016

Relató que en el mes de abril de 2016, se desarrollará una Asamblea General Extraordinaria donde la comunidad internacional pondrá en discusión la estrategia mundial de drogas. Explicó que “va a ser una Asamblea General muy importante y hay un grupo de países liderando entre los que está Uruguay”. Y que el país realiza esfuerzos para que en ese ámbito internacional se propicie un verdadero debate abierto e inclusivo.

Uruguay junto con Colombia y México, naciones que también lideran una apertura en este tema, reclaman el cumplimiento de los fines últimos de las Convenciones. Y con ese cometido, “se presentaron en Ginebra para que el Alto Comisionado de Derechos Humanos alzara su voz en esta Asamblea General”. Agregó que se ha “logrado un pronunciamiento. El Alto Comisionado de Derechos Humanos presentará un documento sobre el enfoque de DDHH que va a ser, sin lugar a dudas, un golpe muy importante al prohibicionismo y a las visiones dogmáticas”, dijo.

Explicó que el escrito, a presentarse ante la Asamblea General en abril de 2016, marca una distinción entre el uso de drogas y la drogodependencia.  Explica que la segunda es un trastorno recurrente, crónico, que debe ser tratado médicamente con un enfoque bio-psico-social y que “el consumo de drogas, no es una condición médica ni necesariamente conduce a la dependencia de drogas.

Las personas que usan drogas y quienes dependen de las drogas tienen el mismo derecho a la salud, como todos los demás, y esos derechos no pueden ser restringidos”, sostiene el documento del Alto Comisionado de DDHH. Romani explicó que este informe será presentado ante la Asamblea General, en un mundo que se caracteriza en su gran mayoría por encarcelar a los consumidores o a los poseedores de pequeñas dosis. O en algunos lugares como Indonesia y China, entre otros, se aplica pena de muerte. Señaló que algunos países tienen un enfoque rígido que se aleja de la concepción uruguaya.

Romani ratificó que “el mundo sigue siendo prohibicionista” y que es esperable que en el futuro cercano se corte con el pensamiento único en drogas y “surgirán corrientes que alienten una visión humanista de derechos y de salud”.

Escucuchar intervención del Secretario General de la JND, Milton Romani Gerner