ante el problema de las drogas
un compromiso con la salud, la convivencia y el desarrollo

Noticias

AddThis Social Bookmark Button
PDFImprimirE-mail
22/04/16 DDHH en UNGASS 2016

Modelo uruguayo - construcción de alternativa sin vocación universalista

Dentro de las actividades laterales y paralelas de la Sesión Especial de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre el Problema Mundial de las Drogas que se desarrolla entre el 19 y 21 de abril en Nueva York, Uruguay participó del evento “Los Derechos Humanos en el problema mundial de las drogas”. Se trató de un espacio patrocinado por la Fundación Friedrich Ebert y Uruguay que tuvo como punto focal el cruce entre la política de drogas con la perspectiva de derechos humanos.

Por parte de Uruguay participó el integrante de la delegación oficial y asesor de  la Prosecretaría de la República, Juan Pablo Pío quien recordó que Uruguay debutó en la Comisión de Estupefacientes en el año 2008, en Viena, dando impulso y promoción a una declaración para la debida integración de los instrumentos de derechos humanos con la política de fiscalización de drogas.

Para Pío esto “significó que hoy no se hable de Derechos Humanos solo en Ginebra sino que también se analicen las convenciones con esa perspectiva”.

La posición que sustenta Uruguay en los foros internacionales es que ninguna política pública de ningún Estado puede colisionar con los derechos fundamentales. Afirmó que argumentos de política internacional y argumentos jurídicos sobran para que esto así sea.

Señaló que si la implementación de las convenciones genera la vulneración de los derechos fundamentales, éstas, no estarían siendo funcionales a su propósito originario.

En esa dirección, para Pío, “hablar de derechos humanos en UNGASS es, en parte, volver al origen”. Añadió que no se trata de una revisión de las convenciones y que la implementación de cualquier política de drogas que vulnere derechos humanos, va en contra del espíritu de las propias convenciones.

Pío señaló que el mapa está bien delineado y que “tenemos países que acompañan nuestra postura” y eso se observó en los discursos de los presidentes de Colombia, Perú y Bolivia, los que tuvieron un denominador común: la perspectiva de derechos humanos.

Añadió que “América Latina ha sido quien ha puesto los muertos en una política internacional donde los consumidores mayoritarios a nivel mundial se encuentran en los países desarrollados”.

Entre la pena de muerte y la regulación del mercado

Pío destacó que “no vinimos a buscar unanimidades a UNGASS porque sabemos que va a ser un proceso largo pero sí un documento que contemple las iniciativas de todos los países”.

Reflexionó que “nos encontramos entre dos extremos, por un lado la pena de muerte por consumo personal en algunos países, y por otro, la regulación de mercados, como es el caso de Uruguay”.  Añadió que entre esos extremos se pueden encontrar “un montón de modelos y de variables”.

Expresó que con el mismo criterio que los países que abogan por la pena de muerte o están contra de la regulación de mercados se arrogan el derecho de autodeterminación reconocido a nivel internacional, Uruguay puede utilizar ese argumento táctico para regular el mercado.

En ese sentido, Pío señaló que Uruguay ha participado en el pleno, en todas las mesas redondas y eventos paralelos relacionados con la regulación de mercados, que es la posición de Uruguay. A esta participación, se suman reuniones bilaterales desarrolladas a solicitud de Canadá, Holanda, Ecuador, Brasil y Reino Unido porque “seguimos siendo novedad” con esta forma de enfocar la temática de las drogas.

Aclaró que el modelo uruguayo es “construcción de alternativa sin vocación universalista” y que se trata de un proceso que será evaluado cuando esté totalmente implementado.

Pío expresó que Uruguay evalúa de manera positiva el camino que se recorre a nivel internacional porque “la existencia de UNGASS 2016 generó dos años de preparación y estudio por parte de organismos multilaterales como UNASUR, MERCOSUR, CELAC Y OEA, lo que evidenció que existen múltiples enfoques para abordar el tema de las drogas. 

Destacó que “hoy no está en discusión el modelo prohibicionista, sino la construcción de un modelo alternativo” y en este sentido, explicó que el Prosecretario de la Presidencia de la República de Uruguay y Presidente de la Junta Nacional de Drogas, Juan Andrés Roballo, sostiene que “invertir energías y conocimientos en el eje prohibicionismo vs. regulación de mercados ya no es una discusión porque hay que poner las baterías en la construcción del paradigma”.

Subrayó que "Uruguay no está en UNGASS con el fin de impulsar la regulación de los mercados sino que hará alianza política a nivel internacional con todo país que esté en contra de la pena de muerte, y eso es un avance a nivel internacional”.

Agregó que “se debe matar esa doble moral internacional que por un lado se prohíbe y por otro lado se permite el tráfico de drogas, sobre todo, cuando vivimos en un continente que ha sufrido los mayores perjuicios personales y patrimoniales a nivel continental”.

El inicio de su exposición, Pío trasladó el saludo del Presidente de la Junta Nacional de Drogas, Juan Andrés Roballo y explicó que el jerarca resolvió cancelar su participación en esta Sesión Especial de la Asamblea General de Naciones Unidas para atender la compleja situación por la que atraviesan miles de ciudadanos uruguayos, debido a las inclemencias climáticas que azotaron a diferentes zonas del país.

DDHH en UNGASS 2016

Modelo uruguayo - construcción de alternativa sin vocación universalista

Dentro de las actividades laterales y paralelas de UNGASS, Uruguay participó del evento denominado “Los Derechos Humanos en el problema mundial de las drogas”. Se trató de un espacio patrocinado por la Fundación Friedrich Ebert y Uruguay que tuvo como punto focal el cruce entre la política de drogas con la perspectiva de derechos humanos.

Por parte de Uruguay participó el integrante de la delegación oficial y asesor de la Prosecretaría de la República, Juan Pablo Pío quien recordó que Uruguay debutó en la Comisión de Estupefacientes en el año 2008, en Viena, dando impulso y promoción a una declaración para la debida integración de los instrumentos de derechos humanos con la política de fiscalización de drogas.

Para Pío esto “significó que hoy no se hable de Derechos Humanos solo en Viena sino que también se analicen las convenciones con esa perspectiva”.

La posición que sustenta Uruguay en los foros internacionales es que ninguna política pública de ningún Estado puede colisionar con los derechos fundamentales. Afirmó que argumentos de política internacional y argumentos jurídicos sobran para que esto así sea.

Señaló que si la implementación de las convenciones genera la vulneración de los derechos fundamentales, éstas, no estarían siendo funcionales a su propósito originario.

En esa dirección, para Pío, “hablar de derechos humanos en UNGASS es, en parte, volver al origen”. Añadió que no se trata de una revisión de las convenciones y que la implementación de cualquier política de drogas que vulnere derechos humanos, va en contra del espíritu de las propias convenciones.

Pío señaló que el mapa está bien delineado y que “tenemos países que acompañan nuestra postura” y eso se observó en los discursos de los presidentes de Colombia, Perú y Bolivia, los que tuvieron un denominador común: la perspectiva de derechos humanos.

Añadió que “América Latina ha sido quien ha puesto los muertos en una política internacional donde los consumidores mayoritarios a nivel mundial se encuentran en los países desarrollados”.

Entre la pena de muerte y la regulación del mercado

Pío destacó que “no vinimos a buscar unanimidades a UNGASS porque sabemos que va a ser un proceso largo pero sí un documento que contemple las iniciativas de todos los países”.

Reflexionó que “nos encontramos entre dos extremos, por un lado la pena de muerte por consumo personal en algunos países, y por otro, la regulación de mercados, como es el caso de Uruguay”. Añadió que entre esos extremos se pueden encontrar “un montón de modelos y de variables”.

Expresó que con el mismo criterio que los países que abogan por la pena de muerte o están contra de la regulación de mercados se arrogan el derecho de autodeterminación reconocido a nivel internacional, Uruguay puede utilizar ese argumento táctico para regular el mercado.

En ese sentido, Pío señaló que Uruguay ha participado en el pleno, en todas las mesas redondas y eventos paralelos relacionados con la regulación de mercados, que es la posición de Uruguay. A esta participación, se suman reuniones bilaterales desarrolladas a solicitud de Canadá, Holanda, Ecuador, Brasil y Reino Unido porque “seguimos siendo novedad” con esta forma de enfocar la temática de las drogas.

Aclaró que el modelo uruguayo es “construcción de alternativa sin vocación universalista” y que se trata de un proceso que será evaluado cuando esté totalmente implementado.

Pío expresó que Uruguay evalúa de manera positiva el camino que se recorre a nivel internacional porque “la existencia de UNGASS 2016 generó dos años de preparación y estudio por parte de organismos multilaterales como UNASUR, MERCOSUR, CELAC Y OEA, lo que evidenció que existen múltiples enfoques para abordar el tema de las drogas.

Destacó que “hoy no está en discusión el modelo prohibicionista, sino la construcción de un modelo alternativo” y en este sentido, explicó que el Prosecretario de la Presidencia de la República de Uruguay y Presidente de la Junta Nacional de Drogas, Juan Andrés Roballo, sostiene que “invertir energías y conocimientos en el eje prohibicionismo vs. regulación de mercados ya no es una discusión porque hay que poner las baterías en la construcción del paradigma”.

Subrayó que "Uruguay no está en UNGASS con el fin de impulsar la regulación de los mercados sino que hará alianza política a nivel internacional con todo país que esté en contra de la pena de muerte, y eso es un avance a nivel internacional”.

Agregó que “se debe matar esa doble moral internacional que por un lado se prohíbe y por otro lado se permite el tráfico de drogas, sobre todo, cuando vivimos en un continente que ha sufrido los mayores perjuicios personales y patrimoniales a nivel continental”.

El inicio de su exposición, Pío trasladó el saludo del Presidente de la Junta Nacional de Drogas, Juan Andrés Roballo y explicó que el jerarca resolvió cancelar su participación en esta Sesión Especial de la Asamblea General de Naciones Unidas para atender la compleja situación por la que atraviesan miles de ciudadanos uruguayos, debido a las inclemencias climáticas que azotaron a diferentes zonas del país.

Noticias Relacionadas

Aprobación de resolución sobre actitudes no estigmatizantes marca un hito en las políticas de drogas

"Promover actitudes no estigmatizantes para garantizar la disponibilidad, el acceso y la prestación de servicios de salud, atención y servicios sociales para los usuarios de drogas" da título a la resolución aprobada en el marco del 61 Período de Sesiones de la Comisión de Estupefacientes de Naciones Unidas.

 
Calidad de los servicios públicos es clave frente a la vulnerabilidad asociada a las drogas

En el marco de la 61ª Sesión de la Comisión de Drogas de Naciones Unidas que se desarrolla en Viena, el Secretario General de la Secretaría Nacional de Drogas, Diego Olivera, expuso en el evento paralelo organizado por los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile y Uruguay dedicado a profundizar en la realidad de las poblaciones vulnerables en relación a la temática de las drogas. Olivera explicó los alcances de la política pública de drogas en Uruguay con foco en ese conjunto de la población.

 
Políticas de regulación de drogas - el Estado uruguayo como garante de la salud pública y los Derechos Humanos

El Secretario General de la Junta Nacional de Drogas, Diego Olivera encabeza la delegación que participa de la 61ª Sesión de la Commission on Narcotic Drugs en Viena, Austria. El encuentro internacional se lleva a cabo luego de los avances de UNGASS 2016.  Olivera llevó el mensaje político de Uruguay basado en el apoyo de decisiones que coloquen a las personas y su dignidad humana en el centro de las políticas.