ante el problema de las drogas
un compromiso con la salud, la convivencia y el desarrollo

Noticias

AddThis Social Bookmark Button
PDFImprimirE-mail
28/04/16 Embarazo alcohol cero

Gobierno resalta impacto negativo del consumo de alcohol para la salud

El consumo de alcohol durante el embarazo preocupa al Gobierno, debido al impacto que puede generar en el desarrollo embrionario y en el sistema neurológico del bebé. En ese sentido, el ministro de Salud, Jorge Basso, y el prosecretario de Presidencia, Juan Andrés Roballo, al abrir este miércoles una conferencia de especialistas en la materia, coincidieron en el valor de informar para prevenir y gestionar riesgos.

En el marco del ciclo “El alcohol en la salud de los uruguayos”, el Ministerio de Salud Pública (MSP) organizó en su sede central de Montevideo una conferencia dividida en dos paneles de disertación, que fue transmitida por la página web de la Presidencia de la República, Televisión Nacional y por Vera TV.

En la primera instancia, Gabriel González y Mario Moraes, ambos profesionales de la cátedra de Neuropediatría del Centro Hospitalario Pereira Rossell, se refirieron a la relación entre el embarazo y el alcohol, mientras que Solange Gerona y Josemaría Menéndez, del Programa Nacional de Trasplante Hepático y Servicio de Hepatología del Hospital Central de las Fuerzas Armadas, expusieron sobre consumo problemático de alcohol y hepatopatías.

"Este tipo de iniciativas se relaciona con un proyecto de trabajo encabezado por el propio Presidente de la República, Tabaré Vázquez", explicó Roballo en la apertura, junto a Basso, de la conferencia “El alcohol durante el embarazo y las hepatopatías”.

“Es una preocupación central para el Gobierno el consumo abusivo de determinadas sustancias, en este caso el consumo abusivo de alcohol, particularmente en lo que se refiere a determinados grupos, con hincapié en las embarazadas”, explicó.

“El Estado tiene la obligación de poner sobre la mesa, comunicar, brindar información, proyectar políticas de Estado para la prevención en esta materia e, incluso, des-satanizar, visibilizar la problemática para un abordaje adecuado”, indicó.

Roballo manifestó confianza en que este ciclo de charlas sea una herramienta para difundir esta información imprescindible y  para contribuir a la reducción de riesgos.

Basso, por su parte, insistió en la importancia de visibilizar el problema, “que afecta a la humanidad y que tiene impactos sanitarios claves que fueron tenidos en cuenta en las metas asistenciales fijadas para el quinquenio”.

El consumo de alcohol durante el embarazo y sus repercusiones es una de las preocupaciones de las autoridades, dado que en muchos casos, las embarazadas no perciben el daño.“Existe suficiente evidencia de que no hay nivel seguro de consumo del alcohol en las embarazadas”, apuntó.

“Hay una serie de estudios a nivel nacional e internacional que muestran cómo afecta el alcohol al desarrollo embrionario, cómo repercute en el desarrollo del sistema neurológico del niño y en el futuro de las generaciones en cuanto a las capacidades cognitivas, de aprendizaje, sin perjuicio de que hay otras afectaciones físicas que se identifican como afecciones por ese consumo “, explicó Basso, médico de profesión.

Los estudios realizados en Uruguay en 2011 indican que en el sector público prácticamente 50 % de las embarazadas han efectuado algún tipo de consumo de alcohol.

"En la población en general, se habla de un tercio de las mujeres embarazadas que la consumen, seguramente porque no hay una clara percepción del riesgo", abundó.

Basso consideró fundamental resaltar la importancia de que durante el embarazo se abstenga a cualquier consumo de alcohol, a fin de evitar perjuicios para la madre y para su bebé.

Por otra parte, diferenció la ingesta de bebidas destiladas y bebidas fermentadas. Estas últimas tienen menores concentraciones de alcohol, tal el caso del vino y la cerveza, y por lo tanto su consumo daña menos al organismo.

De todas formas insistió en que la prioridad es el consumo adecuado de estas bebidas, atendiendo el consumo abusivo, ya que unos 260.000 uruguayos muestran problemas severos con el alcohol.

“Lo que se procura no es una ‘ley seca’ ni promover la abstinencia del consumo, sino directamente trabajar con ese sector de la población que no puede con el alcohol, que, de alguna forma, no puede tomar decisiones sobre cuándo consumir y cuándo no hacerlo porque tiene una adicción”, indicó.

“Estamos hablando de problemas serios que afectan el comportamiento frente a la ley, el comportamiento familiar y el vinculado a la utilización de los servicios de salud por la cantidad de enfermedades y afecciones que produce. Promovemos el consumo responsable”, puntualizó.  

En cuanto a la afección hepática que genera la ingesta de alcohol, tema también abordado en la conferencia, Basso dijo que es causa de la mayor parte de los trasplantes hepáticos con todo lo que eso conlleva desde el punto de vista sanitario, económico y social.

Acto de apertura

Palabras del Ministro, Jorge Basso

Palabras del Prosecretario de la Presidencia, Juan Andrés Roballo