ante el problema de las drogas
un compromiso con la salud, la convivencia y el desarrollo

Noticias

AddThis Social Bookmark Button
PDFImprimirE-mail
24/06/16 Invitación al debate y la reflexión

Publicación sobre Políticas de drogas y Derechos Humanos: nueva perspectiva

La Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) presentó dos libros para sumar en la reflexión de las temáticas de políticas de drogas y derechos humanos y al lugar que ocupan las TIC en la educación rural nacional. Ambas publicaciones se presentaron en el Espacio Interdisciplinario de la Universidad de la República. Participaron del acto la Subsecretaria de Educación y Cultura, Edith Moraes,el Secretario General de la JND, Milton Romani, el Secretario General de la OEI, Paulo Speller, el Secretario Local para la OEI, Ignacio Hernaiz y por la UdelaR, Dayana Curbelo y Clara Villalba.

Se trata de: “Políticas de Drogas y Derechos Humanos: nueva perspectiva. Documentos para acompañar la reflexión” y “Las TIC en la sociedad educativa rural del Uruguay, la experiencia de ‘Bandidos Rurales’ en la experiencia Flor de Ceibo – Universidad de la República”.

La publicación de la Junta Nacional de Drogas presenta un compilado de documentos de la propia Junta, del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas y de UNASUR, entre otros. Busca arrojar luz sobre el abordaje de los derechos humanos en las políticas de drogas. Los escritos recopilados en la publicación, brindan argumentos e invitan a la reflexión con foco en los derechos humanos a la hora del diseño de políticas públicas de drogas.

En la presentación, el Secretario General de la JND, Milton Romani, explicó que “el fenómeno de las drogas es un problema social complejo y no existen verdades sobre el tema drogas, está muy cargado de mitos, leyendas, prejuicios y de un sistema mundial prohibicionista que optó por prohibir las sustancias, como la verdad en materia de drogas”.

Subrayó que en ese escenario, “Uruguay ha defendido y sigue defendiendo, como una bandera inclaudicable, la debida integración de los instrumentos de derechos humanos con las políticas de fiscalización de drogas”.Explicó que los avances en los instrumentos internacionales sobre derechos humanos no se condicen con el camino recorrido en relación a esta problemática y agregó que en este ámbito “es pecaminoso”  porque bajo la denominada guerra contra las drogas, se aplica pena de muerte por ofensas menores, se utilizan campos de trabajo forzado como mecanismo de recuperación de adicciones y se vulneran  de derechos humanos con daños mayores a los que, eventualmente, ocasionan las drogas”.

Romani señaló que se debe analizar el tema desde una perspectiva más amplia “que a la que nos ha llevado un sistema prohibicionista que parte de la premisa que prohibiendo se soluciona el problema”. Añadió que Uruguay, además de la bandera de los derechos humanos, ha defendido una mirada basada en la gestión de riesgos en corresponsabilidad con la comunidad. Romani destacó que Uruguay también defiende la necesidad de regulación de los mercados y explicitó que, en el caso de las sustancias psicoactivas, se transforma en una necesidad estratégica a nivel mundial.

Dijo que la Ley de Regulación y Control de Cannabis implica sustraer del mercado ilícito a la sustancia, y generar un espacio de consumo seguro hacia los usuarios, aquellos que eligen consumir, aun conociendo las campañas públicas que explicitan los riesgos y daños del consumo”.

El Secretario General de la OIE, Paulo Speller, explicó que uno de los cometidos fundamentales de la Organización de Estados Iberoamericanos, es la de compartir este tipo de experiencias. Con relación a las políticas de drogas, indicó que la postura de Uruguay, “que lleva con mucha valentía”, se debe difundir a nivel mundial.

Speller afirmó que a la OIE “le corresponde el rol de propiciar, junto con otros actores, que se difundan este tipo de experiencias”.

Por su parte, la subsecretaria Moraes, afirmó que ambas publicaciones responden a políticas públicas del país.

Con respecto al tema de las políticas de drogas, afirmó que la educación tiene un papel relevante a la hora de desarrollar el conocimiento de sí mismo, para el autocuidado y el bienestar del vínculo con el otro y la comunidad. Llamó a “cuidar y generar condiciones para el logro de una sociedad como la deseamos, que todavía no llegamos pero vamos a llegar, si seguimos en esta dirección”.

Agregó que “está en juego, tanto lo que tiene que ver con las nuevas tecnologías como, con el cuidado de sí mismo y las políticas de drogas”.


Noticias Relacionadas

El problema de las drogas y la regulación de mercados en América Latina

“Los de atrás vienen conmigo" trata el problema de las drogas en América Latina y el derecho al desarrollo y regulación de mercados. El Secretario General de la Junta Nacional de Drogas de Uruguay, Milton Romani Gerner, presenta en este artículo una invitación a debatir las políticas de drogas, se detiene en el análisis de un “modelo prohibicionista hegemónico y omniabarcante” y propone una evolución hacia políticas de drogas “en clave de inclusión social con énfasis en Derechos Humanos".

 
Milton Romani - Un mercado regulado que proteja derechos y reduzca daños

El Secretario General de la JND, Milton Romani, participó de la primera conferencia que se realizó en el marco de la ExpoCannabis 2015. En la oportunidad, explicó la necesidad de una debida integración del derecho internacional y los Derechos Humanos con las políticas de drogas. De cara a UNGASS 2016, solicitó un debate sincero y ratificó que en esa instancia internacional Uruguay afirmará que la regulación de los mercados es también un derecho.

 
Derechos y libertades como prioridad en el diseño de políticas de drogas

A través de un acuerdo marco, la Junta Nacional de Drogas y la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo acordaron planificar acciones conjuntas para la integración del enfoque de derechos humanos en el abordaje de las políticas públicas para el tratamiento del consumo problemático de sustancias. Ambas instituciones, se comprometen a colocar en un sitial de preferencia al enfoque de derechos humanos con énfasis en la perspectiva de género y reducción de riesgos y daños, en el diseño de políticas de drogas.