ante el problema de las drogas
un compromiso con la salud, la convivencia y el desarrollo

Reducción de Riesgos y Daños

El Modelo de intervención de Reducción de Riesgos y Daños es un marco conceptual y referencial que incluye a todas aquellas estrategias,  ya sea en el área de tratamiento, prevención y reinserción social que tienen como finalidad disminuir de una manera jerárquica y variada, los efectos negativos del uso de drogas ya sea a nivel individual, en el entorno o de terceros

Noticias y actividades | Publicaciones | Foros

Cometidos

Transversalizar el enfoque de reducción de Riesgos y Daños en el conjunto de las políticas de drogas: prevención, tratamiento, que incluye los abordajes de base comunitaria y reinserción social

Asesorar a las instituciones para la inclusión pertinente y efectiva de este enfoque en sus programas y proyectos a nivel Nacional

Acciones

Coordinación de actividades con Organismos Estatales trabajando en Red que favorezca la sinergia institucional

Articulación con Organizaciones de la Sociedad Civil que promuevan intervenciones afines al enfoque de reducción de Riesgos y Daños.

Desarrollar un conjunto de actividades e intervenciones educativas, preventivas, sociales y sanitarias que favorezcan los objetivos planteados

Objetivos

Disminuir la morbi-mortalidad de los usuarios de drogas

Disminuir o minimizar el deterioro psicosocial

Mejorar la calidad de vida de los usuarios de drogas

Establecer contacto entre el mayor número posible de usuarios y los servicios sanitarios

Incrementar  la retención de los usuarios en tratamiento

Respeto de los Derechos Humanos y la Inclusión social

Características

Los daños prioritarios a minimizar en estas intervenciones son aquellos que ponen en riego la vida de las personas. Las políticas, programas y estrategias comienzan a aplicarse a comienzos de la década de los 80 en algunos países de Europa como el Reino Unido y Holanda como respuesta a los graves problemas sanitarios que derivaban del uso de drogas, donde hicieron eclosión enfermedades como el HIV, tuberculosis, hepatitis B y C y sobredosis, entre otros.

Esta situación  evidenciaba además que los abordajes para tratar el consumo de drogas no estaban siendo lo suficientemente eficaces como para incorporar a los usuarios  a las redes de atención sanitaria, ni para mantener el contacto con ellas.

En el Uruguay hay datos (similares a los que se manejan en el mundo) que de la población de usuarios de drogas el  98% no llega a los servicios de salud o no está dispuesto a tratarse en un momento dado.

Esto tiene que ver muchas veces con que la oferta asistencial que es solo abstencionista no es lo que el consumidor quiere o necesita.

Los enfoques de reducción de riesgos y daños desde lo asistencial trabajan con los usuarios sin exigir un consumo cero, lo primordial es mantener la vida por encima de no consumir y es una forma de insertarlos en el sistema sanitario.

Esto no se contrapone con los sistemas que tienden al consumo cero, sino que son complementarios. Y aún menos son una apología al consumo de drogas. Es una posición pragmática y que trabaja con la realidad.

Experiencias Nacionales de trabajo bajo la modalidad de Reducción de Riesgos  y Daños a nivel asistencial y preventivo

El proyecto “Consumo Cuidado” se ha desarrollado en eventos Musicales con las Carpas de Achique, con un equipo socio educativo sanitario, asistiendo a quienes estaban bajo el efecto de alcohol u otras drogas, aportando un lugar donde descansar y realizando un reparto de folletos con contenidos para reducir el riesgo si se consume o saber los riesgos del consumo de sustancias y mezclas. Sin discriminar tanto a adolescentes como adultos

Dispensación Responsable de Alcohol con CAMBADU y mozos y dueños de los boliches.

Campañas en medios masivos de comunicación y con folletería según la época del año.