Noticias

AddThis Social Bookmark Button
Imprimir
03/07/16 Centro Hospitalario Pereira Rossell

Insumos para el diseño de políticas de drogas con foco en mujeres, niñas, niños y adolescentes

La jornada organizada por la Junta Nacional de Drogas y el Centro Hospitalario Pereira Rossell, con motivo de una nueva conmemoración del Día Internacional de Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito y Abuso de Drogas, estuvo centrada en el tema de mujeres, bebes, niñas, niños y adolescentes. Con foco en estos colectivos y a través de diferentes investigaciones, profesionales del Hospital Pereira Rossell expusieron acerca del consumo diferentes sustancias en estos grupos sociales.

El primer panel, dedicado a la investigación “Alcohol y pasta base en recién nacidos”, estuvo a cargo de los doctores Mario Moraes, Claudio Sosa, Gabriel González y Eleuterio Umpiérrez.

El Dr. Moraes explicó una investigación desarrollada sobre el consumo de alcohol en mujeres durante el embarazo y sus efectos sobre el niño a largo plazo.

Dijo que se ha comprobado que las mujeres uruguayas, de todos los niveles socioeconómicos, poseen un alto consumo de alcohol durante la gestación, producto del desconocimiento de los efectos nocivos hacia el niño.

Explicó que cerca del 50% de las embarazadas, por determinación biológica, consumen y sus fetos están expuestos al alcohol durante el embarazo.

Moraes dijo que hoy se puede mostrar que a los cuatro años se observan claros efectos sobre el desarrollo de esos niños.

En ese sentido, expresó que existe menor nivel cognitivo y menor capacidad de memoria y lenguaje por parte de aquellos niños que estuvieron expuestos al alcohol durante el embarazo.

Enfatizó que “lo que hoy se sabe del alcohol es que no existe ninguna dosis segura”, que “con el alcohol la dosis debe ser cero”, ya que cualquier cantidad puede tener efectos nocivos.

El experto añadió que “como no podemos asegurar la inocuidad de esta droga, lo que tenemos que decir es que para tener un hijo sin riesgos, absténganse de consumir durante el embarazo”.

En cifras

Hoy se sabe que cerca de 50% de las mujeres embarazadas, han consumido alcohol durante la gestación. De esa cifra, uno de cada mil niños, va a tener efectos por consumo elevado de alcohol y un 1% de esos niños, corren riesgo de sufrir alteraciones en el desarrollo en el largo plazo. Moraes resumió que el 1/100 padecerá efectos leves y 1/1000 efectos graves en su desarrollo.

En un segundo espacio, se presentó el trabajo “Consumo de alcohol en niñas, niños y adolescentes, una mirada desde el hospital”, a cargo de los doctores Loreley García, Carlos Zunino, Margarita González y Magdalena Pardo.

La Dra. García afirmó que la investigación se realizó a las 24 horas de hospitalización del niño o adolescentes y lo que llamó poderosamente la atención de los profesionales, fue la nula percepción del riesgo por parte de estos pacientes.

También se constató que muchos de los menores de 11 años “habían experimentado y eso para nosotros fue un llamado de alerta, una luz roja que definimos como alto riesgo”.

En los mayores de 11 años se observó que no solo habían experimentado sino que “había algún patrón de abuso”.

Con esos datos y atendiendo a los factores de protección que tenía esta población, se halló que “el factor protector educativo existía”.

En este sentido, explicó que “casi un 80% estaban escolarizados, por lo que tenemos un centro de referencia donde trabajar para que abandonen el alcohol y que no dañe más su organismo, sobre todo el encéfalo”.

La profesional agregó que la población que acude al Pereira Rossell es altamente vulnerable y destacó que todos llegaron acompañados por algún familiar.

Trabajar desde la educación primaria


En atención a las encuestas que refieren al nivel educativo, García llamó a trabajar desde la etapa de la escolarización, tomando en cuenta que, independientemente del nivel económico, el 98% de los niños pasan por la educación primaria.

Añadió que “ahí es donde tenemos que trabajar porque culminan primaria con 11 0 12 años y es donde voy a lograr resultados” y no cuando ya hayan experimentado con la sustancia, aunque solo fuera para probarla.

Grandes alegrías

El tercer espacio estuvo dedicado a la “Atención y prevención en mujeres”, a cargo de la Enf. Reina Brum, las Psic. Elidema Morales y Alejandra Akar y la Dra. Andrea Hopenhaym quienes junto a usuarias del Servicio de Salud Mental del Hospital de la Mujer del Pereira Rossell, contaron la experiencia de los denominados Grupos T.

Brum explicó que se trata de un grupo que se reúne cada viernes y trabaja con pacientes que se identifican al momento del parto o que concurren por un tema ginecológico.

Dijo que en los casos en que se detecta adicción se las invita a participar del grupo. Se trata de un espacio abierto a la concurrencia que “trabaja sobre la base de los emergentes”.

Brum afirmó que se trata de un grupo “que ayuda a descubrirse, donde las pacientes que concurren descubren potencialidades y elementos positivos, “que por tapar episodios dolorosos de su vida, no han podido descubrir su potencialidad”.

Explicó que a medida que las pacientes van creando su proyecto de vida, van reduciendo su concurrencia al Grupo T.