Informes y documentos

Imprimir

Estrategia mundial para reducir el uso nocivo del alcohol

Con el objetivo de reducir las consecuencias sanitarias y sociales, la Organización Mundial de la Salud (OMS) adoptó en 2010 una estrategia global de lucha contra el consumo nocivo del alcohol. Se busca involucrar, además de a los propios Estados, a la cooperación internacional, el sector privado, instituciones sanitarias y centros de investigación.

OMS, 2010

En este resumen documental, la OMS reconoce los vínculos estrechos que existen entre el abuso en el consumo de alcohol y el desarrollo socioeconómico, siendo la problemática mucho mayor en los países en desarrollo que en los países de renta alta, donde las personas cada vez están más protegidas por el marco legal vigente y los mecanismos para hacerlo cumplir.

A su vez, el organismo internacional subraya las repercusiones relacionados con el alcohol en las personas, sus familias y la vida comunitaria en general. De ahí que la OMS promueva la formulación de alianzas en materia de salud pública dentro del plano internacional así como de estrategias eficaces –a distintos niveles: local, nacional y regional- como parte de los esfuerzos por lograr las metas y los objetivos para la resolución de los problemas causados por el uso nocivo del alcohol.

Con el objetivo de ofrecer un conjunto de opciones de políticas que deben tenerse en cuenta para su ejecución en cada país, la 63ª Asamblea Mundial de la Salud resolvió, en mayo de 2010, comprometer a los Estados parte a la puesta en marcha de un paquete de medidas con el fin de reducir el uso nocivo del alcohol. Esta decisión partió de la preocupación instalada en la OMS en torno al consumo en exceso de bebidas alcohólicas, que ya ocupa el tercer lugar entre los principales factores de riesgo de la población mundial causando, cada año, 2,5 millones de muertes, de las cuales una proporción considerable son jóvenes.

En el documento, síntesis de consultas que incluyeron la participación de importantes sectores de la sociedad civil y operadores económicos, la OMS propone la puesta en práctica de una estrategia mundial que exiga, como primera condición, la colaboración activa entre los Estados Miembros, así como la participación activa de los asociados internacionales para el desarrollo, el sector privado, las instituciones sanitarias y los centros de investigación. Para ello, la OMS exhortó a los asociados internacionales a responder favorablemente a las solicitudes de apoyo técnico por los países en desarrollo aplicando y adaptando esas opciones de política a las prioridades y el contexto de cada uno.

Descargue Estrategia mundial para reducir el uso nocivo del alcohol