Informes y documentos

Imprimir

Revisar los modelos de políticas públicas en drogas

El secretario de la Junta Nacional de Drogas, Milton Romani, en su disertación la Universidad George Washington, condenó los “reduccionismos simplificadores” en torno a las políticas públicas en drogas, destacó la lucha contra el crimen organizado y subrayó la emergencia de una nueva perspectiva con foco en la inclusión social.

Universidad de George Washington, Washington DC. Mayo de 2010

Ante destacados analistas y autoridades reunidas por la Universidad George Washington en el simposio “Reforma de Políticas en Drogas: el Arte de lo Posible”, el Secretario de la Junta Nacional de Drogas (JND), Milton Romani, expuso en torno al debate de modelos de políticas públicas en drogas. En su intervención, Romani planteó la necesidad de retomar, un debate “sin simplificaciones ni fundamentalismos” donde “se discutan argumentos de una y otra parte”. Durante su exposición, Romani abogó por “una adecuada integración de la política de fiscalización de drogas con los instrumentos de derechos humanos”. 

El Secretario de la JND advirtió respecto a “el riesgo de un reduccionismo simplificador” donde se agrupen todos los peligros en torno a “la droga” y a la consiguiente inmersión de las Fuerzas Armadas (FFAA) como parte de la solución. “Cuando se involucra a las FFAA, en razón que los mecanismos normales fueron rebasados ¿no será hora de pensar que las políticas sociales han llegado tarde pero son más útiles?”, reflexionó Romani, que explicó que “las drogas tienen efecto más allá de su ingesta individual”, siendo “un problema esencialmente vincular”. “Los vínculos no solo entre hombres y mujeres viviendo en comunidad, sino en relación a su pasado presente y futuro, a su cultura y contextos, a la marginación y exclusión social, a la  violencia social de nuestras sociedades”, agregó.

Romani renegó de las “explicaciones simplistas” que coinciden en que “hay delito por culpa de la droga”. Para el jerarca, ese pensamiento integra la perspectiva de que existe corrupción, miseria, deserción escolar, delito y violencia “por culpa de la droga”, siendo en realidad “una forma de apartar el problema, de no integrarlo y de hacer campañas politiqueras y mediáticas” que, en los hechos, generan un daño social mayor. “El reduccionismo y la simplificación son de los peores tóxicos que alteran nuestra mente y modifican nuestro comportamiento”, explicó. No obstante, subrayó que naturalmente el delito organizado necesita respuestas de los instrumentos internacionales de interdicción, investigación y prevención mediante mecanismos de cooperación internacional.

Descargue la ponencia del Lic. Milton Romani